miércoles, 8 de abril de 2015

Un software basado en Kinect ayuda a leer a discapacitados auditivos

Con el objetivo de que las personas con discapacidad auditiva aprendan a leer de una forma dinámica y divertida, un grupo de investigadores de la Universidad Veracruzana (UV), en México, creó una aplicación tecnológica apoyada en Kinect (que se usa en el Xbox) que sirve para identificar palabras y logra que la persona interactúe con los objetos.

Para ellos, la Facultad de Estadística e Informática (FEI) de la UV desarrolló un diccionario con ayuda del programa Flash y éste permite que las personas aprendan a leer por medio de la relación entre símbolos, imágenes y palabras; sin embargo, los investigadores notaron que no había una motivación real y decidieron buscar una alternativa más dinámica.

Cuando Microsoft liberó SDK y el controlador para Kinect la aplicación tomó forma, derivó en un software con diccionario especializado y la interacción de una persona con objetos albergados en el sistema, el cual mantiene a los interlocutores más activos.

Con el uso del Kinect, “las personas con discapacidad auditiva pueden tocar los objetos con las manos, tal como en un juego de Xbox, que la idea es disminuir la brecha digital en este tipo de personas y lograr que sean independientes”, señala Alfonso Sánchez Orea, profesor de la Universidad Veracruzana.

Asimismo, para hacer la selección de palabras, el profesor se basó en la técnica pedagógica llamada “Método Troncoso”, que es la relación entre imágenes y palabras, una herramienta utilizada en la enseñanza a niños con síndrome de Down, y además contó con la colaboración de una asociación de sordomudos de Jalapa, Veracruz.

El diccionario alberga palabras utilizadas en la vida cotidiana, “lo que ven en la calle y en la casa, como un vaso, una silla o una mesa; objetos que mueven con la mano y generan una actividad dinámica que motiva a la persona a seguir aprendiendo”, refiere el investigador.



La persona empieza a aprender cosas sencillas paulatinamente el nivel avanza. Primero identifica una palabra y después verbos, aún se trabaja en enseñar artículos y adjetivos. Pero con la práctica aprenden a leer oraciones completas. Es tan sencillo que sólo se necesita instalar el programa, conectar el Kinect vía USB, colocarse al frente (a una distancia considerada para que visualice los movimientos) y comenzar a practicar. Por ejemplos, “seleccionamos la letra A y la palabra “Ardilla”, enseguida aparece la imagen que lo representa”, añade Sánchez Orea.

También refiere que la herramienta la desarrolló el cuerpo académico de Tecnología, Computacional y Educativa de la UV y pretende otorgar el software a instituciones y escuelas para que sea una herramienta de aprendizaje.

Sánchez Orea precisa que de acuerdo a estadísticas de 2010, en México viven 694.464 personas con discapacidad auditiva. De ellas apenas, 28'6 por ciento concluyó sus estudios de primaria; 29'9 trabaja en la agricultura y sólo 3'6 por ciento son oficinistas.

Ante ello, el académico de la UV espera que si las personas aprenden a leer utilizando esta herramienta puedan tener un mejor empleo y no sólo mantengan trabajos de manufactura o asistencia.

Además, el programa ha logrado interés en otras áreas. Se espera que en un futuro sirva en terapia motriz, en particular para ayudar en el movimiento de manos, pero también puede aplicarse a videojuegos implementados a modo de capacitar o enseñar. (Fuente: AGENCIA ID/DICYT)

¿Adiós a la silla de ruedas? Científicos de EE.UU. “reparan” la espina dorsal

CALIFICAN EL HECHO COMO “REVOLUCIONARIO”


 Andrew Meas, un ciudadano estadounidense de 33 años, se ha convertido en el primer paralítico que ha logrado levantarse y caminar gracias a la rehabilitación estimulada por un implante eléctrico. Meas, oriundo de Louisville (Kentucky), perdió la movilidad de cintura hacia abajo en un accidente de coche en 2007, en el que su espina dorsal quedó seriamente dañada. Pero gracias al implante, y a la rehabilitación, ha logrado recuperar la habilidad para levantarse y mover las piernas sin ayuda.

Lo más sorprendente de todo no es el implante en sí, sino el hecho de que, tras ser apagado, Meas conservaba cierta movilidad. El estímulo proporcionado por el implante parece haber fortalecido conexiones que, aunque permanecían inoperativas, seguían funcionando a lo largo de la médula e, incluso, podría haber creado otras nuevas, lo que le permite moverse incluso cuando el implante se apaga. Este hecho es, según la revista New Scientist, que ha entrevistado al propio Meas y a los responsables de la investigación, “potencialmente revolucionario”, en la medida en que muestra que la espina dorsal puede recuperar su función años después de que un accidente. 

 Meas ha sido uno de los tres voluntarios que han formado parte de un estudio del Instituto de Rehabilitación Frazies de la Universidad de Louisville. En el proyecto participa el neurólogo Reggie Edgerton, de la Universidad de California, que ya en 2009 logró que un implante de este tipo funcionara en ratas de laboratorio, aunque sólo mientras se les estimulaba mediante el implante eléctrico. El resultado en humanos le ha sorprendido: “No teníamos ni idea de que la estimulación iba a funcionar también hacía arriba, reparando las conexiones entre la espina dorsal y el cerebro”. 
 
Según Edgerton, todo esto podría tener dos explicaciones: o bien el estímulo ha creado nuevas conexiones, o bien la estimulación ha reactivado de alguna forma conexiones que parecían dañadas de forma irreversible. La segunda opción es, para Edgerton, la más factible: “Podría haber conexiones silenciosas que no podemos observar con las técnicas actuales, demasiado dañadas para trabajar por sí mismas, pero capaces de funcionar gracias al estímulo”. 

Un proceso complejo

Para llegar a moverse Meas tuvo que pasar por toda una serie de azarosas pruebas. En primer lugar se sometió a una rehabilitación convencional, en la que no experimentó ninguna mejora. Tras esto se le implantó una matriz de 16 electrodos en la zona inferior de la médula espinal, para estimular de forma continua los nervios raquídeos. Cuando el implante se encendió y se colocó en la posición correcta, Meas fue capaz de levantarse sin ayuda en el primer intento. Una sensación que, según cuenta, cambió su vida para siempre: “Cuando se encendió noté una sacudida en los músculos. Fue alucinante. Era la sensación más normal que sentía desde que tuve la lesión”.

 Pero lo mejor vendría después. Tras tres meses de entrenamiento para aprender a levantarse usando el implante, Meas trató de mover los pies mientras los electrodos estaban apagados. “De repente me di cuenta de que podía mover el dedo gordo”, ha explicado a New Scientist. Los científicos entonces probaron a entrenar los músculos con el implante apagado y, en efecto, comprobaron que Meas podía mover las extremedidades sin ayuda. Las señales cerebrales voluntarias habían logrado cruzar la lesión de la médula y dar órdenes a las extremidades más alejadas. Con el tiempo, Meas obtuvo mayor control de la vejiga y la función sexual, y logro regular mejor su temperatura corporal. 

Pese a estos avances, a día de hoy ninguno de los otros voluntarios puede andar sin ayuda. Los efectos del implante parecen durar unos días, pero no han logrado reparar las lesiones por completo. En opinión de Edgerton, en cualquier caso, todo esto “abre nuestra mente a nuevas posibilidades”. La solución a este tipo de lesiones no está muy lejos, y podría llegar a medida que avance la tecnología de los implantes.

 

domingo, 18 de enero de 2015

UNA SILLA DE RUEDAS QUE PUDIESEN AFECTAR A LA INDUSTRIA

En vez de dejar que deje una lesión en la columna de alcanzar sus sueños, Andrew Slorance utilizó para rediseñar completamente el aspecto y el funcionamiento de la silla de ruedas. 


Para Andrew, decidió diseñar una silla de ruedas que no sólo es práctico, pero se centra igualmente en el diseño. "Sentí que las sillas de ruedas eran dispositivos médicos horribles, y no podía entender por qué las empresas no avanzaron sus sillas de ruedas de la misma manera las empresas en bicicleta hicieron con sus productos. Por el momento yo tenía dieciséis años yo había decidido que un día iba a volver a inventar la silla de ruedas ".

Seis años más tarde, creó el Negro de Carbono , una silla de ruedas limpio y elegante que también es minimalista y ligero. Hecho de fibra de carbono, la silla se hizo con el lema "más persona, menos la silla."


El Negro de Humo es un diseño a medida, basado monocasco que hace que la vida de un usuario más fácil. No tiene un marco separado - más bien, el asiento es una parte clave de la silla de ruedas, por lo que es más fuerte y más rígido con menos componentes. El resultado es una silla de ruedas sexy y elegante que a la vez funcional y de buen aspecto.