miércoles, 9 de mayo de 2007

Un coreano que viaja por el mundo en silla de ruedas atasca la C-17


Los Mossos le desalojaron de la vía por el peligro que suponía su odisea


Algunos lectores sentirán compasión y a otros se les escapará la sonrisa, pero el coreano Chang-hyun Choi habrá conseguido su propósito: publicitar su coraje, el de un discapacitado con parálisis cerebral y tetrapléjico de nacimiento que recorre el mundo en su silla mecánica. Este coreano de 41 años circulaba ayer tarde por uno de los carriles de la C-17 pilotando su silla con la boca cuando fue descubierto por una patrulla de tráfico de los Mossos d'Esquadra. Sorprendidos, atónitos e incrédulos, los agentes le retiraron de la carretera ante el peligro que provocaba.La silla mecánica de Chang-hyun Choi circulaba a 10 kilómetros por hora de media, y la retención que estaba provocando superaba los cuatro kilómetros, en el término de Lliçà de Vall (Vallès Oriental).
.
Enfundado en un chaquetón amarillo reflectante y con varias banderas ondeando de un gran mástil, Chang-hyun Choi recorre Europa para reivindicar la independencia de las personas discapacitadas.El hombre apenas habla y los dos amigos que viajan con él, en una furgoneta que hace las funciones de vehículo escoba, entregaron a los agentes una carpeta repleta de documentación que acredita el viaje "humanitario" del coreano. Entre los papeles, los mossos encontraron una carta de las autoridades coreanas en las que se ruega facilitar el paso fronterizo a Chang-hyun Choi por razones humanitarias.
.
Ayer, los agentes pudieron contactar con la embajada de Corea en España, que reconoció estar al tanto de la hazaña de su compatriota, pero que entendían que no se le autorizara circular por determinadas carreteras.Chang-hyun, que en el 2000 ya recorrió 5.500 kilómetros de Estados Unidos en 112 días, inició su última aventura el 10 de mayo del año pasado en Grecia. En su carpeta tiene certificados de multitud de policías, como la Guardia Civil de Navarra que, el 1 de febrero, certificó que el hombre había recorrido 320 kilómetros hasta llegar a Roncesvalles.NOCHE EN GRANOLLERSAparcado momentáneamente en el arcén de la C-17, los mandos de la División de Tráfico de los Mossos se pusieron en contacto con la alcaldía de Lliçà de Munt, el municipio más cercano, que envió una furgoneta de la policía local para cargar la silla y sacar al hombre de la carretera hasta que se decidiera donde pasaba la noche.
.
Al final, Chang-hyun Choi y sus amigos durmieron en un hotel de Granollers. Mientras, el Servei Català de Trànsit (SCT) intentará elaborar hoy un itinerario para que el hombre no ponga en riesgo su vida y la del resto de conductores, y que pueda llegar hasta Andorra, siguiente parada de su odisea. "Y yo que pensaba que lo había visto todo en las carreteras", aseguró un mosso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada